A diferencia del resto de los animales
El hombre aprendió a disfrutar del sexo
no solo con la intención de reproducirse
sino tambien por puro placer

A lo largo de los siglos, ese deseo se ha refinado
hasta el punto de que se podría decir
que sin sexo, no podriamos vivir
Aqui encontraras todo lo que puedes ser
todo lo que eres, aunque aun no lo sepas
y te convenceras que el sexo, forma parte de ti

martes, marzo 23, 2010

El último juego

Toni y Cecilia habian tenido un fin de semana pletorico y agradable, habían paseado como una pareja enamoradaa por las Calles de Zaragoza, habían comido en restaurantes rodeados de gente simpática, habian ido abrazados bajo el paraguas mientras llovia camino de un pub, y habian tenido sus momentos de placeres sexuales durante las noches que habian sido memorables para ambos, seguian tan enamorados el uno del otro que les parecía sorprendente el hecho de tener que separarse para siempre, pero no hablaron de ello en ningun momento, ambos ya sabían que era inevitable, y quedaba la posibilidad de que en el futuro pudieran volver a juntarse, lo que ambos tenian claro, era que bajo su piel y en su corazon, siempre estaría la otra persona.

Acababan de salir del restaurante en el que habian comido, un menu ligero, y se dirigían al hotel junto a la estación del AVE, Cecilia se habia pasado el tiempo bromeando en que le iba a hacer pasar una ultima hora de sufrimiento, y lo comentaba riendose con una cara de pilla que la delataba, estaba preciosa con su melena suelta, su abrigo que la resguardaba del viento y justo al salir a la calle y caminar unos pocos metros, Cecilia empujó a Toni al interior de un portal, le besó con una intensidad y deseo que él conocia muy bien, apretando su cuerpo contra el de su hombre, su vientre y sus pechos se frotaban sin que ella misma fuera consciente y las manos del hombre acariciaban su espalda y acababan ineludiblemente en sus nalgas apretandola mas y mas contra su sexo erecto, que palpitaba, ella se separo, siendo consciente de que aquel beso había excitado muchisimo a Toni, paso su mano por la entrepierna notando el bulto y su dureza y sonrió picaramente.

Mirandolo a los ojos, le dijo, una vez me dijiste que podías aguantar sin correrte por mucho que estuvieras disfrutando teniendo sexo, y aunque he podido comprobarlo en persona, quiero comprobar como te comportaras si hago una pequeña trampa, y se puso a reir. Toni sonriendo musito, no me digas que quieres que nos pongamos a follar aqui mismo, y ella entre carcajadas movia su cabeza diciendo que no, introdujo su mano en el bolsillo y al retirarla se agacho ante Toni, desabotonando el pantalon, bajando la cremallera y tomando entre sus manos el falo tieso y palpitante de Toni, lo acarició unos segundos, lo metio en su boca lamiendolo y mamandolo despacito, y mientras lo hacia, Toni notó como al retirar su boca ella colocaba un anillo vibrador en su pene y lo desplazaba hasta la base.

Le miró a los ojos, desafiandolo, siempre me has dicho que te daba mucho morbo tener sexo en un lugar publico, y mientras lo decía, abrio su abrigo y levantando su minifalda, se quito el pequeño tanguita que llevaba debajo, y yo quiero que recuerdes para siempre esta última vez. Si no te corres mientras dure la bateria del anillito, tendremos sexo en el sitio publico que tu quieras y decidas. SE miraron ambos y se pusieron a reir, un estas loca, salio de la boca de toni, y la beso, mientras ella seguia apretando su polla entre sus manos y la volvia a mamar unos minutos para acto seguido poner en funcionamiento el anillo, Toni se puso tenso, le habia sorprendido por lo inesperado y el movimiento vibratorio le daba y provocaba un enorme placer, Cecilia observaba lo que ya conocia y siempre la habia gustado ver, como la polla de toni, ya de por si bastante grande, con el estimulo aun se endurecia y ensanchaba más, y se volvía más grande, y finalmente la volvio a cubrir con el boxer rogandole a Toni que se adecentara, que les quedaban unos veinte minutos de espera hasta llegar a la estación, y que era el tiempo que mas o menos duraria la bateria del anillito.

Ella salió la primera del portal, y le esperó en el exterior, con una sonrisa feliz de oreja a oreja, El una vez compuesto de vestimenta, pero realmente excitado por lo sucedido y porque el anillo seguia vibrando en su masculinidad, abrazo a Cecilia y siguieron caminando hacia la estacion, debido a intentar mantner la ereccion sin eyacular, los minutos fueron pasando, Cecilia se detenia de vez en cuando para apretarse contra Toni, besandolo y penetrando con la lengua la masculina boca mientras apretaba su cuerpo y notaba como la polla seguia durisima y crecidisima, y notaba las vibraciones contra su cuerpo, ella estaba tambien mojadisima y muy caliente, cuando llegaron a la plaza de delante de la estación.

A todo esto, Toni aguantaba como podía, su sexo estaba más erecto que nunca, estimulado artificialmente por las vibraciones intensas, notaba como todo su pene vibraba, y se extendia la vibracion por sus testiculos, y nalgas, sentía la humedad del liquido preseminal que supuraba de su glande mojando el falo y deslizandose por el, empapando el boxer, deseaba sentir la mano de Cecilia, su boca, su sexo, se le empezaba a nublar la vista y a caminar más despacio, pero intentaba aguantar al máximo, el era el primero al que le gustaban esos jueguecitos, asi que tenia que apechugar.

Cecilia miró su reloj, habian pasado 15 minutos, casi 16 y parandose ante toni abrió nuevamente el abrigo, subiendose la minifalda empeza a acariciar su sexo humedo y calient, introduciendose paulatinamente los dedos en su vagina, primero uno, lo sacó, lo lamió y volvio a introducirlo junto a otro, los retiro y los llevo a la boca de toni para que los lamiera, eso la ponia aun mas cachonda, itrodujo un tercer dedo en su vagina, para volver a retirarlos y llevarlos a la boca de toni, que gemia ya de ganas de soltar su semen, pero aguantaba como podia, finalmente fueron 4 los dedos que Cecilia introdujo en su coño, y gemia ya tambien sin poder controlarse, esta vez los lamio ella al retirarlos y se apretó contra Toni, la vibracion se iba reduciendo, y ella le preguntó, no te habras corrido, verdad? Toni, ya casi sin fuerza ni voluntad dijo que no, que no se habia corrido y ella tomandolo de la mano lo llevo hasta un banco que habia en un extremo de la plaza, sentó a Toni y se arrodillo nuevamente ante el, utilizando sus manos con el cinturon y la cremallera, volvio a liberar el miembro masculino, que estaba amoratado, supurando unas gotitas de liquido preseminal, sonrió al ver que efectivamente no se habia corrido, y acercando su boca al falo que mantenia sujeto con su mano, lo estuvo mamando durante varios minutos hasta que finalmente la bateria del anillo vibrador dejo de funcionar, para ese instante ella estaba ya tan excitada que le dijo a Toni, lo has conseguido, has aguantado y te prometí que me harias el amor antes de irte en el lugar publico que quisiera, ya has decidido donde?

Toni, sonrió, y mirandola a los ojos, le dijo, aqui mismo Cecilia, ahora me toca a mi mandarte que te coloques sentada sobre mis piernas, para que pueda penetrarte, Cecilia enrojeció, estaban en medio de la enorme plaza, y la gente correteaba por alrededor, pero se levantó y aún ruborizada, se subio al banco colocandose sobre toni y sentandose sobre sus muslos, con la mano dirigió la rigida y temblorosa polla hacia la entrada de su vagina y justo en ese momento, Toni la atrajo hacia si, llenando su vagina de un solo empujon sorprendiendola, Cecilia gritó, como siempre le ocurria cuando la polla la atravesaba de golpe, apoyo su cabeza sobre los hombros de toni y est acariciaba sus nalgas y su ano al mismo tiempo que empujaba en el interior de ella, Cecilia se movia en circulitos sobre el, y afortunadamente el abrigo ocultaba sus cuerpos de la vista del mundo, aunque sus piernas desnudas se escapaban y los movimientos de ambos eran claramente reconocibles, Cecilia perdio finalment el control, cabalgaba a toni y apretaba con su vagina el falo, notaban ambos la humedad de ella como los mojaba a ambos pero no podían detenerse, Cecilia, se mordia la lengua y los labios para no gritar pero el primer orgasmo apareció, sacudiendola en estertores agonicos de placer descubrió cuanto la estaba excitando que toni la follara alli mismo, a la vista de todo el mundo, y se corrió, bañó literalmente a toni que seguia empujando y casi resoplando, pero sin detenerse, el primer orgasmo de Celia, pasó pero casi enseguida un segundo y aun mas intenso latigazo de placer la recorrió desde la punta de las uñas de los dedos del pie hata la raiz de los cabellos de su preciosa cabecita, Toni tambien se empezó a sacudir, y a poner rigido, el semen recorrió el camino desde sus testiculos y apretando con las manos las nalgas de cecilia se vació a chorros en el interior de la vagina, Cecilia gritó, esta vez ya sin disimulo, al sentir el semen caliente, abundante y espeso derramarse en su tambien caliente vagina, mezclandose con sus propios jugos, se unireon las bocas en un beso largo, tan largo como el orgasmo que los fundió a ambos durante unos minutos, quedando como congelados, pero sin dejar de besarse.

Finalmente, ella dejo caer su cabeza sobre el hombre de toni, que la besaba y acariciaba sus cabellos, sabes que te amo verdad? ella asintió, si, lo se, y yo a ti, y no querria que esto fuera asi, me has hecho sentir muy deseada, muy amada y muy feliz durante estos dos ultimos años, y siempre te amaré, besó a toni enloquecida y se incorporó como pudo, sonriendo nuevamente, y diciendo con su mirada picara, tengo que ir a lavarme la cosa, jajaja, o va a verse tu leche cayendo por mis piernas y eso no quedaria bien, fuimos a la estacion donde ella se fue al servicio, afortunadamente, Toni enseguida se habia adecentado la camisa y el pantalon, y pidió un par de cafes en el bar de la entrada, su tren estaba a punto de llegar, ya lo anunciaban en los altavoces de la estacion, Cecilia le acompaño, justo hasta donde embarcaba, y se disculpó, Toni, no quiero que me veas llorar, me voy a ir, no quiero ver como subes al tres y ya no volvere a verte nunca.

Toni tomo el menton de Cecilia, como siempre que estaba muy nerviosa, le temblaba levemente, ese habia sido uno de los gestos de ella que más le habian gustado, y la beso con gran delicadeza en los labios musitando por ultima vez un te amo cecilia, y se giró bajando las escaleras, al llegar al anden y antes de subir al tren, miro hacia arriba, no estaba ella, se habia ido, y el sin poder evitarlo noto como unas lagrimas recorrian su mejilla y entró. Ya no volveria a verla, posiblemente, nunca más.

4 comentarios:

Silvia_D dijo...

Uyss... qué juguetón!!! desde luego por falto de ideas no estás, no! no creo que ninguna se pueda aburrir contigo, ehh!!
Me ha gusta el relato :)

Besos!!!!!!!!!!!

Catman dijo...

Vaya!! me has descubierto jajaja, pues no, ideas tengo muuuuchas, y lo de aburrirse conmigo espero que no ;)
me alegroque te haya gustado
besoss!!!

Caricia. dijo...

Delicioso encuentro. Aunque al final me llenó de nostalgia... saber que sólo puedo disfrutar de él sólo una vez, no lo soportaría, no me sería suficiente.


Besos y más besos para ti.

Catman dijo...

Para tu tranquilidad Caricia, debo decirte que ese fue su ultimo encuentro, preo habian habido muchos mas previamente.
Besos y mas besos para ti

 
Copyright by El Tejado del Gato 2005-2006-2007-2008-2009